Efectos del cigarrillo en la piel

0
152

Sabemos que fumar está relacionado con graves patologías como el cáncer, enfermedades cardiovasculares y respiratorias, pero ¿que efecto tiene sobre nuestra piel el consumo de cigarro? Acá le compartiré las consecuencias del consumo del cigarrillo (tabaco).

Cosumir 20 cigarrillos al día es equivalente a casi 10 años de envejecimiento (un estudio con parejas de hermanos gemelos en los que uno es fumador y el otro no, se comprobó este efecto). Fumar envejece de forma indirecta, acá te explico algunas consecuencias:

Aumentan los radicales libres: los radicales libres son elementos químicos que dañan las células del cuerpo, entre ellas las células de la piel. Por ello, el tabaco es uno de los principales causantes del envejecimiento

Reducción de la vitamina A: el tabaquismo provoca la reducción de vitamina A lo que a su vez provoca la isquemia crónica.

Reducción de la vitamina C: La nicotina y otras sustancias tóxicas en el humo del tabaco provocan la producción de radicales libres a nivel celular, iniciando respuestas inflamatorias y la progresión de muchas enfermedades crónicas y degenerativas como la inflamación crónica, el cáncer y la enfermedad cardiovascular. Nuestro cuerpo gasta la reserva disponible de vitamina C para neutralizar el efecto de este estrés oxidativo resultante de las sustancias tóxicas en el humo y de las respuestas inflamatorias, causando que la vitamina C se agote más rápidamente. En otras palabras, fumar no solo provoca un estrés oxidativo sino que también resulta en un gasto metabólico incrementado de vitamina C y otros antioxidantes, es decir, que los fumadores necesitan un mayor aporte de vitamina C que los no fumadores, un 30 % más cada día.

Hidroxilación del estradiol: el tabaquismo también produce hidroxilación del estradiol, y como consecuencia de ello sequedad y atrofia en la piel. Aunque este problema se suele asociar a la genética. Diferentes estudios han demostrado que la disminución de estrógenos y el aumento de andrógenos es más frecuente en las personas fumadoras.

Cáncer en los labios: el consumo habitual de cigarrillos produce degeneración en la piel de los labios, consecuencia del calor producido por los mismos. Esta microagresión que se produce constantemente en esta parte del rostro puede provocar a largo plazo cáncer. No obstante, no es solo el calor el principal causante del cáncer, también la composición química del papel de los cigarros, pues contienen benzopirenos. Además este riesgo se hace mayor con la exposición al sol.

Dificulta la cicatrización: es importante reseñar esto sobre todo para aquellas personas que piensen en realizarse cualquier tipo de intervención. El tabaco disminuye considerablemente el riego sanguíneo de la piel y puede interferir en la cicatrizacion, produciendo: pérdidas cutáneas (necrosis), rechazos de prótesis, rechazo de puntos (las heridas se abren), decoloración de cicatrices, entre otras menos frecuentes.

Provoca alteraciones en la boca: dado que la nicotina afecta directamente a la región periodontal, se produce una disminución de la irrigación gingival y un aumento de la placa bacteriana, además el alquitrán es altamente irritante para las mucosas y las encías, lo que aumente el riesgo de gingivitis.

Dejar de fumar se nota en la piel a medio y largo plazo. Se aconseja ser prudentes y tener paciencia. Si ya has tomado la decisión, en cuestión de meses verás una piel más saludable ¡Anímate, y has todo el esfuerzo por tu bien!

Comments

comments